Asociación inscrita en el registro del ministerio del interior, Servicio asociaciones Madrid
FEDERACIÓN DE LAS ASOCIACIONES:
MILICIAS NAVALES UNIVERSITARIAS Y
OFICIALES DE COMPLEMENTO DE INFANTERÍA DE MARINA

Mi solución a un problema cinemático

Tomás GARCÍA-FIGUERAS Y ROMERO

DESDE hace algún tiempo, cosa no habitual en mí, no leo nuestra querida REVISTA GENERAL DE MARINA, de la que no en pocas ocasiones he sido colaborador.

Pero el otro día me comentó mi hijo que había un artículo en la del mes de mayo de 2003 (pág. 627) del capitán de navío Francisco Martínez Fernández sobre un problema cinemático. Sin duda me lo dijo porque sabe de mi afición por estos temas.

Cuando conseguí hacerme con el citado artículo, leerlo y entrarme el «gusanillo» de su estudio fue todo uno. El autor no sólo es un admirado compañero de promoción, sino un muy querido y entrañable amigo.

El problema que plantea: «Una aeronave realizando ejercicios a poniente de Portugal sufre una avería que le obliga a dirigirse lo más rápidamente posible a tomar tierra. Se encuentra a 128 millas de la costa y dispone de una velocidad máxima de 100 nudos. El viento es de 35 nudos. ¿Qué rumbo tendría que poner para alcanzar la costa en el mínimo tiempo?». El autor resuelve el problema con varias direcciones del viento y concluye que el rumbo de la aeronave es siempre el 090°...

El interrogante: ¿por qué el rumbo de la aeronave es siempre el 090°'?

Vamos al asunto. Vaya por delante que, a efectos expositivos, voy a trabajar con el rumbo de viento (Rw) y no con la dirección de donde viene, que es lo usual.